Yo sigo firme en Jesús

»Pero bendito el hombre que confía en mí, que soy el Señor, y que en mí pone su confianza.
Ese hombre es como un árbol plantado junto a los arroyos; echa sus raíces junto a las corrientes, y no se da cuenta de cuándo llega el calor; sus hojas siempre están verdes, y en los años de sequía no se marchita ni deja de dar fruto.»
Jeremías 17:7-8

 Caminar de la mano con Jesús es todo un reto. Hacer lo correcto aunque nadie más lo vea; pero es de gran consuelo tener la certeza que todo saldrá bien sin importar las tempestades, que obtendremos recompensa por mantenernos cimentados del Señor.

 TODO PUEDE ESTAR DERRUMBANDOSE; PERO YO SIGO FIRME EN MI JESUS.

 

Mildred Natera